¡Vive el Vino! - El blog de eComprarVino

Tiempo de aireado: ¿se puede oxigenar un vino en exceso?

23 octubre, 2012

decantador

Sí, en efecto se puede “sobre airear” un vino. No existe una ciencia cierta en cuanto al tiempo exacto de oxigenación que requiere cada botella, ya que depende de factores como el tipo de vino, añada y variedad. Podríamos afirmar que un vino joven, de calidad y sólida estructura, puede soportar e incluso beneficiarse de un método de oxigenación brusco, como por ejemplo ser decantado dos veces. Por otra parte, vinos añejos con un cierto grado de fineza necesitan ser tratados con mucho más cuidado.

Mientras que el aireado puede incrementar el grado de complejidad de algunos caldos que se encuentran en su fase óptima de envejecimiento, suele suceder lo contrario en el caso de vinos más frágiles, ya que muchas de las notas delicadas que ofrecen pueden desaparecer por completo.

Según la revista británica ‘Decanter‘, algunos de los vinos que participan en los eventos organizados por la misma se decantan con horas de antelación, mientras que los más añejos y delicados se sirven justo antes de ser catados para minimizar el tiempo de contacto con el oxígeno en la copa.

Como anécdota, el mismo artículo explica como en una ‘masterclass’, el representante de Château Lafite hizo que se decantara su vino del 1988 con dos horas de antelación, mientras que el representante de Château Mouton Rothschild prefirió que su 1989 no fuera decantado. En cambio, sugirió que el vino permaneciera descorchado en la botella durante una hora antes de ser servido.

Como véis, en el mundo del vino, como todo en la vida, para gustos colores.

3 comentarios

xavier bassa i valls

Hola
Leo en vuestro post “el aireado puede incrementar el grado de complejidad de algunos caldos”, quisiera, desde el máximo respeto, haceros una observación.
Cuando me formé como sumiller allá por el año 2000, ya entonces los profesores, entre ellos, Juan Muñoz Ramos (presidente fundador de la UAES), nos hacían hincapié en que debíamos eliminar de nuestro vocabulario la palabra caldo para referirnos a un vino.
Un caldo es el agua resultante de la cocción de algún alimento (verduras, pescado, carne…), que se sirve, generalmente, muy caliente.
Desde las asociaciones de sumilleres y también como sumiller privado, siempre hemos pedido que nunca nos refiramos a un vino como a un caldo, pues un vino, es mucho más sutil, elegante, fragante, fresco y elegante, que un caldo, caliente y a veces, grasiento y aceitoso.
La manía de llamar caldo al vino, surge a finales del siglo XIX, pero ya hace años que existe una corriente para eliminar este término equivocado cuando nos queremos referir a un vino de calidad.
Humilmente, os pediría que no usarais esa palabra para referirse a un gran vino.
Y aprovecho para agradeceros vuestra labor en la difusión de la cultura del vino.
Un abrazo.

Responder
eComprarVino.com (Autor)

Hola Xavier:

Muchas gracias por leernos y por tu corrección. A partir de ahora, la tendremos en cuenta.

Un saludo.

Responder

Deja un comentario

*