¡Vive el Vino! - El blog de eComprarVino

¿Qué vino es el mejor para la lasaña?

18 mayo, 2017

¿Qué vino es el mejor para la lasaña?

La lasaña es uno de los alimentos favoritos en el mundo. Si te gusta tomar una copa de vino a la hora del almuerzo o en la cena, esta comida será ideal para acompañar a tu vino preferido. Como bien sabes, la lasaña proviene de Italia, pero, ¿qué pasa si no te gusta el vino italiano? ¿Y si prefieres un vino tinto español robusto? Pues primero, es evidente que tienes buen gusto, pero para saber lo que va con la lasaña, tenemos que averiguar qué uvas españolas podrían maridar bien con este plato.

 

¿Qué marida con lasaña?

La lasaña, normalmente, tiene los siguientes sabores característicos:

  • Tiene las proteínas de la carne de vacuno
  • El queso derretido le aporta bastante aceitosidad
  • La cremosa salsa, la pasta y la carne roja le da mucho cuerpo
  • El tomate de la salsa proporciona cierta acidez
  • La salsa de tomate también da al plato muchos sabores “rojos”
  • A menudo se sazona abundantemente con aromáticas hierbas

Esto requiere un vino que tenga:

  • Algunos taninos para unirse con las proteínas y dar una sensación de sabrosa delicadeza
  • Intensos sabores “rojos” para que coincidan con la salsa de tomate
  • Frutosidad para complementar el picante del condimento y las hierbas, con poco o ningún roble
  • Mucha acidez para poder cortar la grasa y soportar la acidez de los tomates
  • Un buen cuerpo para no ser dominado por la cremosidad del plato

 

Qué servir con lasaña

La uva más importante aquí será la Cariñena. Ésta es realmente la uva “Carignan” francesa, que proporciona mucha acidez y algunos taninos. Sin embargo, la uva tendrá que estar en una mezcla con otra variedad que proporcione más sabores afrutados y algo de más cuerpo también. Felizmente, los vinos catalanes suelen llevar este tipo de mezclas:

  1. Ferrer Bobet Vinyes Velles

Este vino es un coupage de Cariñena con Garnacha y Cabernet Sauvignon. Eso le da a la mezcla suficiente acidez, mientras que también toma sabores a cereza de la Garnacha. El Cabernet Sauvignon proporciona el cuerpo necesario y las notas de pimienta negra. El alto contenido de alcohol, del 14,5%, da un toque de eucalipto al vino, que va muy bien con el condimento. Este es una gran maridaje.

  1. Can Blau

Esta es una opción aún mejor que la anterior debido a que ha pasado menos tiempo envejeciendo en barricas de roble, lo que significa que tendrá más frutosidad que irá mejor con la lasaña. Además, tiene 91 puntos de la Guía Peñín. Una vez más, es una mezcla de Cariñena y Garnacha, que se complementan perfectamente. Pero también tiene un elemento descarado de Syrah, que añade cuerpo y un poco de picante.

  1. Les Sorts Vinyes Velles

Esta mezcla de Cariñena tiene más Garnacha y Cabernet Sauvignon. Será más afrutado que los otros dos, y utiliza viejas vides, intensificando más los sabores de la fruta. También esperamos un vino con más cuerpo. La Guía Peñín le otorgó 92 puntos, lo que significa que es casi garantizado que sea fantástico.

 

¿Te imaginabas que la comida italiana y el vino español coincidirían?

Ya hemos escrito sobre las alegrías de unir estas dos culturas culinarias en nuestro post sobre vinos españoles con comidas italianas, y tiene sentido que estas dos culturas puedan producir productos complementarios. Ambos son mediterráneos. Ambos disfrutan del mismo clima, y los cultivos son similares en cada país. Sólo recuerda que la comida italiana tiende a ser ácida, así que para un buen maridaje, busca vinos elaborados con uva Cariñena en la mezcla.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario

*