¡Vive el Vino! - El blog de eComprarVino

Elaboración del vino tinto

30 Diciembre, 2014

vino tinto

¿Sabías que ni todos los vinos tintos son iguales ni se elaboran del mismo modo?

En primer lugar, esta variedad de vino proviene de la uva tinta y su color se debe a la maceración de los hollejos con el mosto. Normalmente, el zumo de la uva (sin importar su coloración) siempre es de color blanco, exceptuando unas pocas variedades donde el jugo es negro.

Una vez se separa el grano de la parte leñosa del racimo de uva, se pisa para liberar el mosto, dejando que éste realice la fermentación alcohólica (entre 20-26 ° C durante tres o cuatro semanas) y macerando con las pieles para que vaya cogiendo color. Dicho proceso puede realizarse de dos formas diferentes: la primera, por remontados, la cual consiste en ir extrayendo mosto de la parte baja del depósito y rociando el sombrero (las pieles de la uva que quedan arriba del depósito) con el zumo para que se extraiga la materia colorante y se tinte la bebida. O también puede utilizarse una segunda técnica, pigeage, que consiste en ir derrumbando el sombrero dentro del vino, con una pala, para que la bebida coja color.

Una vez ha finalizado la fermentación alcohólica, se extrae el vino del depósito (sangrado) y se prensa el resto. Posteriormente, se une el vino flor y el vino de prensa para su embotellado. Este proceso suele tener lugar a mediados de novembre, obteniendo un vino joven.

Si queremos y creemos que el vino tiene capacidad de guarda, es posible almacenar el vino en barricas de madera hasta que el producto alcance las propiedades adecuadas, obteniendo un vino de crianza, reserva o gran reserva.

¿Qué le sucede al vino dentro de la barrica? La bebida respira a través de la madera y se produce una polimerización de los taninos (se suavizan los taninos y los vinos no “rascan” tanto). A su vez, también tiene lugar una fermentación maloláctica en la cual el ácido málico se convierte en ácido láctico.

Una vez llegado a este punto, el vino ya estarà listo para salir al mercado, dependiendo de si el consumidor que desea beberlo o guardarlo para que el producto termine de evolucionar en la botella.

Cabe destacar que existen otros procesos de elaboración del vino tinto, como la maceración carbónica, tradicional en los vinos cosecheros de La Rioja o Beaujolais Noveau en Francia.

En este caso, se introducen los racimos enteros dentro de los depósitos, los cuales se llenan con CO2, para que la uva sufra un cambio intracelular, se rompa y empiece a fermentar. El resto de pasos son iguales al resto de los vinos; simplemente esta primera etapa consigue que el producto tenga una mayor cantidad de tintes frutales, especialmente a fresa y plátano.

 

1 comentario

Deja un comentario

*