¡Vive el Vino! - El blog de eComprarVino

Cómo organizar tu ruta vinícola

1 Febrero, 2017

Cómo organizar tu ruta vinícola

Estamos de acuerdo que el turismo vitivinícola es una actividad muy popular. Cada año, cada vez más personas viajan por toda España, o incluso alrededor del mundo, para visitar bodegas, viñedos, museos y otros destinos turísticos del vino. Hay muchos destinos increíblemente populares, por lo que no hay escasez de lugares para elegir. Algunos de los principales destinos europeos incluyen Rioja, Champagne y Burdeos. Más lejos, hay otras regiones que no te deberías perder como Napa Valley en California y Marlborough, en Nueva Zelanda. Literalmente podrías pasarte toda la vida viajando por las regiones vinícolas del mundo y todavía no verlo todo.

 

Si eso te suena tentador, entonces tienes suerte: te daremos algunos consejos y trucos sobre cómo organizar tu propia ruta vinícola en cualquier parte del mundo.

 

Dónde ir

Esto depende de tí, de tus propias preferencias, presupuesto y ubicación geográfica. Si vives en el noroeste de España y te gustan los buenos vinos tintos, considera alguna parte de Rioja o Ribera del Duero. Si estás en el Reino Unido y prefieres los vinos espumosos, hay un montón de viñedos en Inglaterra, aunque sin duda también podrías hacer un corto viaje a Champagne. Si vives en Europa continental, hay muchas regiones vinícolas excelentes fácilmente accesibles en el coche o en tren.

 

Cómo reservar un viaje vinícola

Hablando en términos generales, como en cualquier viaje que quieras hacer, tienes dos opciones:

  • Reserva tu trayecto a través de un tour-operador de vino con licencia. Los beneficios aquí incluyen el conocimiento y la experiencia que tienen estas empresas, las relaciones que tienen con las mejores bodegas y el hecho de que se encargarán de la mayoría de las partes difíciles para ti, dejándote disfrutar del viaje. El principal inconveniente es que esto puede ser algo caro.
  • Organízalo todo por tí mismo. Reserva de vuelos, alquiler de coches, alojamiento y lo más importante: reserva tus propias visitas a la bodega. En el lado positivo, eres tu propio jefe y el horario depende de ti. Si además eres flexible en fechas y estás al tanto de las gangas, esta puede ser una opción mucho más barata. Por otro lado, la reserva de visitas a algunas bodegas no es siempre lo más fácil para un particular. Algunas regiones son mejores que otras para esto, aunque incluso dentro de las regiones habrá alguna variación.

 

Lo que necesitas saber

Cada región es diferente, pero hay algunas reglas básicas que te serán útiles vayas donde vayas.

  • Reserva visitas a la bodega por adelantado, cuando sea posible. Esto garantizará que te dejarán entrar, y a menudo te dará más opciones cuando haya diversos paquetes disponibles. Algunas bodegas tienen listas de espera muy largas, así que tenlo en cuenta.
  • Investiga antes del viaje. Revisa las opiniones de otros viajeros en internet sobre las regiones a las que quieres ir, o de las bodegas que quieres visitar. Es cierto que no te debes quedar solo con las opiniones negativas, pero intenta aprender de los errores de los demás.
  • Bebe de forma responsable. La degustación de vinos es divertida, sin duda, aunque un día entero bebiendo vino puede ser contraproducente. Las bodegas proporcionan escupideras, ¡no tengas miedo de usarlas!
  • Sé realista en tus expectativas. Algunas regiones y bodegas tratan a los turistas de maravilla, algunas menos y otras nada. No te desanimes, el mundo del vino es grande y la mayoría de la gente del vino son muy acogedores. Y esto te lo decimos para que te ahorres el viaje: no, probablemente en Domaine de la Romanée Conti no te dejen entrar! 😉

No hay comentarios

Deja un comentario

*