¡Vive el Vino! - El blog de eComprarVino

¿Cava o Champagne? Esa es la cuestión

13 diciembre, 2013

Cava y Champagne; ambos  pujan por un puesto en las sobremesas navideñas para brindar por el año nuevo.  Pero ¿en qué se diferencian y parecen realmente estos “primos”?

¿Qué es?

El champagne es la denominación para nombrar al espumoso más famoso del mundo. Su origen es francés y se elabora en el territorio del que adopta el nombre: región de Champagne. Su lema  “No es Champagne si no es de la región de Champagne”.

Cava es la denominación para nombrar al espumoso español. Se elabora en la Región del Cava, compuesta por varios municipios españoles. Fundamentalmente se produce en la comarca catalana del Penedès pero también lo elaboran, en menor medida, en Aragón, Rioja, Valencia y Extremadura.

La uva

El Champagne trabaja con tres tipos de uva: Chardonnay, Pinot noir y Pinot meunier. Normalmente mezcla uvas blancas y tintas. Por esta razón cuando el champagne se elabora exclusivamente con Chardonnay (uva blanca) se denomina “Blanc de Blancs”, muy apreciado por su escasez.

La denominación del cava trabaja principalmente con 3 variedades autóctonas: Macabeo,   Xarel.lo y Parellada, todas blancas. Otorgándole una personalidad propia.

El clima

La región de Champagne se encuentra al noroeste del país galo con un clima atlántico, frío y lluvioso, esto produce una maduración incompleta y una uva más ácida. Para contrarrestar esta acidez se debe “chaptalizar” el producto, es decir, añadir azúcar para lograr más grado y suavizar el producto.

Las uvas del cava crecen bajo un clima mediterráneo, más soleado y poco lluvioso. Debido a la mayor exposición al sol el proceso de “chaptalizar” es innecesario porque sus uvas son más dulces.

El embotellado

Para embotellar el champán es habitual que se mezclen uvas de vendimias diferentes. En las ocasiones en que se hace con uva de la misma añada se denominan “millesime” o “vintage”. Por el contrario, en el cava lo típico es embotellar vinos de una sola vendimia.

Elaboración

Ambos comparten el método tradicional de elaboración, “Champenoise”, descubierto por el monje benedictino Dom Perignon a finales del S.XVII. Es un método mediante el que el gas se consigue haciendo una segunda fermentación dentro de la botella cerrada, el CO2 que se produce no puede escapar y se disuelve en el líquido.

No hay uno mejor que otro, simplemente son diferentes porque sus circunstancias les confiere a cada uno un carácter especial. Por este motivo  en la bodega de ecomprarvino contamos con las dos variedades, para que podáis disfrutar y contarnos cuál es vuestro preferido.